... ... a letter for the stars: La canción que me hubiera gustado escribir

05 marzo 2007

La canción que me hubiera gustado escribir


En ocasiones, uno se encuentra con la posibilidad de acudir al concierto de una banda que no conoce en profundidad y de la que tiene curiosidad de descubrir nuevas cosas.
Todo discurre con normalidad. Buenos temas que se van sucediendo uno tras otro pero de repente... ¡Zas! Una canción atraviesa tu corazón como una bala y te deja anonadado y sin reacción. Eso es precisamente lo que le ocurrió a un servidor en un concierto de The Divine Comedy al comenzar a escuchar las primeras notas de "Our Mutual Friend".
Sir Neil Hannon, que en realidad no es Sir pero debería serlo, es un auténtico divo, un perfecto contador de historias y , probablemente, uno de los mejores compositores británicos. "Our Mutual Friend" es una triste historia de amor y de corazones rotos que si formara parte de la escena final de alguna película, haría sollozar irremediablemente a todos aquellos que, por ejemplo, nos emocionamos al escuchar "The Blower´s Daughter" de Damien Rice en Closer. Es amor y desamor.
Con una excelente orquestación, "Our Mutual Friend" nos va contando la historia de un joven que cae rendido a los pies de una dama mientras la emotividad de la canción crece por momentos hasta romper en un estallido de sensaciones justo cuando llega el trágico final. Una auténtica joya.



"No importa como lo intente, no puedo sacarla de mi mente
y cuando duermo, la visualizo.
La ví en el pub. La conocí más tarde en el night-club.
Un amigo común nos presentó.
Hablamos sobre el ruido
y sobre que difícil es escuchar tu propia voz
entre la bateria y el bajo.
Hablamos y hablamos durante horas, hablamos en la parte de atrás del coche de nuestro amigo
hasta que llegamos a su casa.

En casa de mi amigo ella me dijo que le gustaba mucho
y yo contesté "Genial, el sentimiento es mutuo".
Pusimos viejos vinilos de 45 rpm. Dije "es como la banda sonora de nuestras vidas"
y ella contestó "cierto, no es inusual".
Entonces, privadamente bailamos
pero parecía que no podíamos mantener el equilibrio,
el calor de la borrachera nos había alcanzado.
Nos hundimos en el suelo y cantamos
una canción que no podré volver a cantar,
y entonces nos besamos y caímos inconscientes.

Me levanté al día siguiente solo y con dolor de cabeza.
Fuí tropezando buscando el baño.
Pero todo lo que encontré fué a ella enredada en otro amante.
Nunca más el fué nuestro amigo común."

5 comentarios:

Incensurable dijo...

Es una canción exquisita. Tienes razón en lo de "genio"

Jose dijo...

Gracias Vicent! La verdad es que si lo hubieses visto en directo hubieras alucinado.
Un saludo

Anónimo dijo...

fantástica y el final... digno de un final de peli...la metería en la bso de grandes esperanzas

Jose dijo...

Tienes razón, podría ser el punto culminante de alguna película.
Un saludo

xavimoret dijo...

Hola Vicent!
Creo que es bastante probable que Divine Comedy vuelvan pronto. En ese caso, iremos a verles no?
Por cierto, escuchaste algo ya de Arcade Fire?
Un abrazo